Get Adobe Flash player

Creemos en Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo y los tres son uno (I Corintios 8:6, Efesios 4:6, II Corintios 5:19, Joel 2:28). Se nos ha revelado como el Padre del cual proceden todas las cosas; como el Hijo por medio del cual son todas las cosas; y como el Espíritu Santo del cual se manifiestan todas las cosas.  Uno es Dios y no hay otro fuera de Él.  “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.   Este es el primero y grande mandamiento” (Marcos 22:37-38).

Creemos que la Biblia es la palabra de Dios y que Toda la escritura es inspirada por Dios. “Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar,  para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (II Timoteo 3:16).  Toda la dirección de la iglesia debe estar basada y armonizada con la Biblia.

Creemos en el bautismo del Espíritu Santo; Juan el Bautista en Mateo 3:11, dijo: “El os bautizará con el Espíritu Santo, y fuego”. Lucas nos cuenta en Hechos 2:4, “Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen”.  En Hechos 1:8 el Señor les dijo a sus Apóstoles: “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”.  El Señor, mediante el Profeta Joel dijo: “Yo derramaré de mi Espíritu sobre toda la carne” (Joel 2:28).  Es bíblico esperar que todos reciban el don, llenura, o bautismo del Espíritu Santo.

Creemos que su Palabra debe ser predicada hasta lo último de la tierra y en la sanidad divina, “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.  El que crea y sea bautizado, será salvo; pero el que no crea, será condenado.  Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas tomarán serpientes en las manos y, aunque beban cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán” (Marcos 16:15-18).

Creemos que somos salvos cuando reconocemos a Cristo como nuestro único Dios, Señor y Salvador, “Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo” (Romanos 10:9).  Todo esto es conforme a nuestra Fe, “Sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan” (Hebreos 11:6).

Creemos en el rapto de la Iglesia “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (1 Tesalonicenses 4:16-17). “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados” (1 Corintios 15:51-52). “Por tanto, también ustedes estén preparados; porque el Hijo del hombre ha de venir á la hora que no pensáis” (Mateo 24: 44). Esto es para los que vivieron conforme a su palabra.

Creemos en la gran tribulación, lo que ha de acontecer luego del rapto de la Iglesia. Se divide en 2 partes 3 años y medio de paz y 3 años y medio de tribulación es lo que ha de pasar aquellos que no hayan reconocido a Cristo como su único Dios, Señor y Salvador.  Es aquí donde se manifestara el Falso Profeta y el mismo diablo por medio del Anticristo.  Los que mantuvieron sus lámparas llenas, lo que se mantuvieron calientes y no tibios ni fríos no pasaran por este tormento, estaremos en el cielo con nuestro Dios, Señor y Salvador Jesucristo.  Pero habrá una segunda oportunidad para aquellos que no hayan doblado rodilla a imagen o dios alguno, ni hayan recibo la marca de la bestia y se resistieron durante la tribulación a las insinuaciones y manipulaciones del diablo; Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son y de dónde han venido? Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación; han lavado sus ropas y las han blanqueado en la sangre del Cordero. Por eso están delante del trono de Dios y lo sirven día y noche en su templo. El que está sentado sobre el trono extenderá su tienda junto a ellos. Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno, porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará y los guiará a fuentes de aguas vivas. Y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos (Apocalipsis 7:13-15). Y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años; (Apocalipsis 20:4-5).  La biblia habla que durante la gran tribulación muchos serán salvos pero también advierte del sufrimiento y penurias que tendrán que pasar por haber hecho caso omiso al mensaje de salvación.

Creemos en la Segunda Venida de Cristo y los mil años que reinaremos con El en la Tierra. “También vi tronos, y en ellos estaban sentados los que habían recibido autoridad para juzgar.  Vi también, vivos, a aquellos a quienes habían cortado la cabeza por ser fieles al testimonio de Jesús y al mensaje de Dios.  Ellos no habían adorado al monstruo ni a su imagen, ni se habían dejado poner su marca en la frente o en la mano. Y vi que volvieron a vivir y que reinaron con Cristo mil años. Los demás muertos no volvieron a vivir hasta después de los mil años. Esta es la primera resurrección.  ¡Dichosos los que tienen parte en la primera resurrección, pues pertenecen al pueblo santo!  La segunda muerte no tiene ningún poder sobre ellos; serán sacerdotes de Dios y de Cristo y reinarán con él los mil años”(Apocalipsis 20:4-6).  Durante ese tiempo Satanás será atado; “Vi un ángel que bajaba del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en la mano.  Este ángel sujetó al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo encadenó por mil años. Lo arrojó al abismo, donde lo encerró, y puso un sello sobre la puerta para que no engañase a las naciones hasta que pasaran los mil años, al cabo de los cuales será soltado por un poco de tiempo” (Apocalipsis 20:1-3).  Satanás será soltado por poco tiempo para engañar aquellos que vivieron y nacieron durante los mil años del reinado de Cristo en la tierra, aquellos que no han sido tentados.  Todos los que pasarán la eternidad con Dios han sido probados, desde los ángeles hasta los que seremos raptados, hasta los que se cuelen en el Milenio. ¡Todos serán probados!  “Cuando hayan pasado los mil años, Satanás será soltado de su prisión y saldrá a engañar a las naciones de todo el mundo” (Apocalipsis 20:7:8).  Pero será derrotado una vez y por todas: “Y el diablo, que los había engañado, fue arrojado al lago de fuego y azufre donde también habían sido arrojados la bestia y el falso profeta. Allí serán atormentados día y noche por todos los siglos” (Apocalipsis 20:10).

Creemos en el juicio final, cuando los mil años se terminen, entonces será la resurrección de todos los muertos, quienes serán presentados ante el gran trono blanco para su juicio final, “y la muerte y el hades fueron lanzados al lago de fuego.  Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego” (Apocalipsis 20:14-15).

Creemos en el cielo nuevo y tierra nueva, la tierra vieja donde pasamos el Milenio será destruida, una tierra nueva será creada y la Nueva Jerusalén bajará desde el cielo y pasaremos la eternidad viajando y conviviendo entre el Tercer Cielo, la Nueva Jerusalén y la Nueva Tierra.  “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el ya no existía mas.  Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido” (Apocalipsis 21:1-2).  Ya no habrá más llanto, ni dolor… “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.  Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas” (Apocalipsis 21:4-5).

Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo”. Gálatas 1:8-10

 

Cristo te ama tanto que dio su vida para que tú no tengas que sufrir el castigo que viene. El Rapto es nuestra Arca. El Rapto es el lugar de seguridad que Dios te está ofreciendo. ¿Deseas entrar en su refugio? ¿Deseas entrar en su descanso y gobernar con nosotros por mil años? Ven a Cristo ahora …

Bendiga nuestro ministerio
Radio Tribu de Juda
Loading Player...

Cultos en Vivo!
Domingos 7pm y Lunes 7:30pm

Programa Pastora Alma Miro
Martes 11am

Musica, Predicaciones y Programas Especiales 24
horas los 7 dias de la semanas
Horario & Direccion


Pastora Alma Miro
(939) 642-8622

Direccion:
Calle 6 Esq 7
Parcela 66
Saint Just
Carolina

Domingos:
9:30am Escuela Bíblicas
7:00pm Culto de Adoración

Lunes alternos:
7:30pm Culto de Liberación

Martes:
11:30am Programa de Radio www.radiotribudejuda.com

Miércoles:
7:30pm Culto de Oración